Vía Crucis

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 7
 
  via crucis
Related documents
Share
Transcript
  Guión para Vía Crucis Viviente Lector:  El equipo de Apoyo Pastoral de la I.E. Ntra. Sra. de Fátima, quiere que  juntos meditemos el Vía Crucis. La Pasión y Muerte de Jesús. Pedimos que todos nos acompañen en cada una de las estaciones orando, cantando, caminando, y haciendo silencia cuando tengamos que hacerlo. Narrador:  hermanos, no queremos que interpreten este vía crucis como un simple teatro. No es para detallar la vestimenta, las expresiones, el escenario, sino para que en nuestro interior, meditemos seriamente sobre nuestro compromiso, con la Iglesia, el Cristo Salvador. Y nuestros propios hermanos, que muchos de ellos viven la repetición del camino de la cruz y dejamos que pasen ante nuestros ojos sin querer darnos cuenta. ARRESTO DE JESÚS Narrador:  Aún estaba Jesús hablando cuando llegó una multitud, los jefes de los sacerdotes, soldados romanos y con ellos, uno de los doce llamado Judas que se acercó a Jesús y le dijo: Judas:  ¿Maestro! Y lo besó. Narrador:  Jesús le dijo: Jesús:  Judas, ¿Con un beso traicionas al hijo del hombre? Narrador: Ellos se abalanzaron contra él y lo arrestaron, pues esa había sido la señal, ¿a quién yo bese? Ese es. Lector:  La respuesta de Jesús ante el beso injusto mantiene la última posibilidad de la mano tendida, el gesto cálido, el posible retorno al camino de la libertad, por eso le dice a Judas “Amigo”   A cada oración respondemos: “Perdónanos Señor”  *Por los que traicionamos... *Por los que no sabemos ser amigos... *Por los que besamos sin sentido... Jesús comparece ante el Sanedrín Narrador:  Quienes habían arrestado a Jesús le lo llevaron a la casa del Sumo Sacerdote Judío Caifás, donde comenzaron a reunirse los escribas y los ancianos convocados para una reunión extraordinaria con carácter de urgencia. Era la madrugada del viernes y los sumos sacerdotes y todo el consejo trataban de revestir de legalidad, el proceso de juicio más injusto y sin oportunidad para Jesús ya que la sentencia estaba dada, antes de haber comenzado a juzgarlo. Pedro, que iba siguiendo de lejos, hasta llegar al palacio del sumo sacerdote, entró en el  patio, se sentó con los sirvientes para saber el final Los jefes de los sacerdotes, andaban buscando alguna declaración falsa en contra de Jesús para condenarlo a muerte, y aunque no se presentaron muchos testigos falsos, no lo hallaban. Un testigo falso declaró: Testigo: “ Este hombre dijo: Yo puedo destruir el Templo de Dios y reconstruirlo en tres días” Narrador: Por eso poniéndose de pie el sumo sacerdote preguntó a Jesús: Sumo sacerdote : ¿no tienes nada qué responder? ¿Qué es esto que declaran en contra tuya?  Narrador: Pero Jesús se quedó callado. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Sumo sacerdote : “En nombre de Dios vivo, te mando que nos contestes: ¿eres tu el Cristo, el Hijo de Dios?”   Narrador: Jesús le respondió: Jesús:  Así es, como acabas de decir Narrador: Entonces el sumo sacerdote rasgó sus ropas diciendo: Sumo sacerdote: Ha blasfemado, ¿para qué necesitamos más testigos? Ustedes mismos han escuchado estas palabras escandalosas ¿Qué les parece? Narrador:  Ellos contestaron Pueblo:  Merece la muerte Narrador: Comenzaron luego a golpearle la cara los soldados y el pueblo  NEGACIÓN DE PEDRO Narrador:  Mientras tanto, Pedro estaba sentado en el patio, y acercándose una muchachita le dijo Muchachita : Tú también seguías a Jesús de Galilea Narrador: Pero él lo negó delante de todos diciendo Pedro:  No entiendo lo que dices. Narrador: Y como Pedro se dirigiera hacia la salida lo vio otra sirvienta que dijo a los  presentes Sirvienta:  Este estaba con Jesús de Nazareth Narrador: Pedro negó por segunda vez jurando. Pedro:  No conozco a ese hombre Narrador: Poco después se le acercaron los que estaban allí y le dijeron Gente : No puedes negar que eres uno de los galileos; se nota en tu modo de hablar. Narrador: Entonces Pedro volvió a negarlo y al momento cantó el gallo. Y recordó Pedro las palabras que Jesús le había dicho: “Antes del canto del gallo me negarás tres veces” Y saliendo afuera lloró amargamente.   Canto:  Pedro te negó tres veces JESÚS ANTE PILATOS Lector:  -Jerusalén comenzaba a despertarse lentamente en la mañana de ese día viernes, ignorando aun lo que había ocurrido en la casa del sumo sacerdote aquella madrugada donde Jesús fue condenado injustamente. Narrador : Para poder aplicarle la pena de muerte que querían para Jesús, lo llevaron rápidamente ante el gobernador romano, Poncio Pilatos para que firme la sentencia.Pilato salió hacia donde ellos estaban y les preguntó Pilato:  De qué acusan a este hombre? Narrador:  Ellos le contestaron Autoridades : Si no fuera un criminal no te lo hubiéramos traído Narrador: Pilato les dijo Pilato:  Llévenlo y júzguenlo según su ley Narrador: Los judíos dijeron Autoridades  Nosotros no estamos autorizados para condenar a muerte a nadie Narrador: Pilato volvió a entrar a su palacio, llamó a Jesús y l interrogó Pilato:  Eres tú el rey de los judíos? Narrador: Jesús respondió  Jesús:  así es como tú lo dices. Narrador:  Pero como los jefes de los judíos acusaban a Jesús de muchas cosas. Pilato volvió a preguntarle Pilato : ¿no contestas nada?.Mira de cuantas cosas te acusan Narrador: Pero Jesús ya no contestó más, de manera que Pilato no sabía que pensar. Pilato salió de nuevo y dijo a los judíos Pilato:  Yo no encuentro delito alguno en este hombre. Pero como ustedes tienen derecho a que les ponga en libertad un prisionero durante la fiesta de pascua ¿Quieren que deje en libertad al rey de los judíos? Narrador: Pero ello gritaban: Judíos: ¡  No a ese no! ¡Deja en libertad a Barrabás! Narrador: Entonces, Pilato ordenó que lo azotaran. Los soldados prepararon una corona de espinas y se la pusieron el la cabeza. También colocaron sobre sus hombros un manto rojo. Y se acercaban a él diciendo Soldados: S alve rey de los judíos, Narrador: Pilato salió una vez más y les dijo Pilato:  Miren, lo traigo de nuevo para que quede bien claro que yo no encuentro delito alguno en este hombre. Narrador: Salió pues Jesús afuera .Pilato lo presentó con estas palabras Pilato: ¡ Este es el hombre1 Narrador:  Los jefes de los sacerdotes y los guardias al verlo comenzaron a gritar. Jefes: ¡ Crucifícalo, crucifícalo! Narrador: P ilato les dijo Pilato : Llévenselo ustedes y crucifíquenlo porque yo no encuentro delito alguno en el. Narrador: Los judíos insistieron Judíos : Nosotros tenemos una ley, y según ella, debe morir porque se ha presentado si mismo como Hijo de Dios Narrador: Al oír esto Pilato sintió aún más miedo. Entró de nuevo en el palacio y dijo a Jesús. Pilato:  ¿de dónde eres? Narrador: Pero Jesús no le contestó. Pilato le dijo. Pilato. ¿ Te niegas a contestarme? ¿es que no sabes que yo tengo autoridad tanto para dejarte en libertad como para ordenar que te crucifiquen? Narrador: Jesús le respondió Jesús:  No tendrías autoridad alguna sobre mí si no te la hubiera dado de lo alto; por eso, el que me entregó a ti tiene más culpa que tú Narrador: Desde ese momento Pilato intentaba ponerlo en libertad pero los judíos le gritaban. Judíos : Si pones en libertad a este hombre no eres amigo del césar. Narrador: El gobernador volvió a preguntarles  Pilato: ¿A quién de los dos quieren que les suelte? Narrador: Respondieron ellos  Judíos: A Barrabás. Narrador: Pilato preguntó de nuevo Pilato: ¿Y qué hago entonces con Jesús, el llamado mesías? Narrador: Respondieron todos  Pueblo: ¡ Crucifícalo! Narrador: Viendo Pilato que no conseguía nada, sino que la gente se amotinaba cada vez más, tomó agua y se lavó las manos ante el pueblo diciendo: Pilato:  No me hago responsable de esta muerte, allá ustedes.   Todo el pueblo respondió    Pueblo: ¡  Nosotros y nuestros hijos nos hacemos responsables de esta muerte! Narrador: Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús para que lo crucifiquen. Lector:   la invitación claramente resonó en la boca de Jesús: “Quién quiera venir conmigo, que car  gue su cruz y me siga”.  Pero la carga de la cruz se hace más liviana si la llevamos entre todos; y en nuestra I.E. hay tantas formas de hacerlo, ayudando a llevar buenas noticias si queremos participar como mensajeros conociendo mejor a nuestros propios compañeros, acercándonos en el abrazo fraterno. Todos estamos invitados, estudiantes, docentes, padres, directivos a ser parte de la Civilización del Amor, de nuestra decisión depende. CAMINO AL CALVARIO Lector:  Jesús cae, el peso de la cruz es demasiado para él, pero se levanta. Se levanta y sigue adelante, no se deja vencer fácilmente, ¡qué fuerza la de Jesús! Pero esa fuerza de cumplir la voluntad de Dios para salvarnos. Acompañemos el suplicio de Jesús, en completo silencio. Estación 1: Jesús cae por primera vez Lector:  Jesús cae, el peso de la cruz es demasiado para él, pero se levanta. Se levanta y sigue adelante, no se deja vencer fácilmente, ¡qué fuerza la de Jesús! Pero esa fuerza de cumplir la voluntad de Dios para salvarnos. Lector:  acompañemos el suplicio de Jesús, en completo silencio. Meditando esta escena del Via Crucis (se retoma la marcha. Los soldados que acompañan a Jesús lo levantan a  pinta de espadas) Estación 2: Segunda caída Lector:  Jesús cae por segunda vez. Esta caída no debe tomarse como un fracaso, sinó como el paso del triunfo de la vida sobre la muerte, en acto de verdadero amor hacia el  prójimo, de entrega total a tal punto de entregar su propia vida por sus hermanos. Estación 3: El encuentro con la Verónica (Se aproxima una chica con un lienzo para limpiar el rostro de Jesús) Lector:  una de las mujeres quiere ayudar a Jesús, por más pequeña que sea, y se encuentra con el rostro sufriente de Jesús. (Se retoma la marcha) Hoy hay hombres que alegremente llevan su cruz por ellos y por tantos otros, oremos. Y a cada intención respondemos “escúchanos Señor”  *Por los hombres que entregan su vida en silencio cada día. Oremos
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks