Sólo música - Levante-EMV

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 14
 
 

Arte

  NÚMERO 672  AÑO XVII  VIERNES, 8 DE MAYO DE 2009 Editorial Prensa Valenciana S.A. Director Ferran Belda Coordina Arantxa Bea levante.posdata@epi.es Posdata…
Related documents
Share
Transcript
NÚMERO 672  AÑO XVII  VIERNES, 8 DE MAYO DE 2009 Editorial Prensa Valenciana S.A. Director Ferran Belda Coordina Arantxa Bea levante.posdata@epi.es Posdata Suplemento semanal de cultura pd NARRATIVA 4 EXPOSICIÓN 6 «Sólo un muerto más», La obra más reciente de Ramiro Pinilla de Aldo Iacobelli Todos los ingredientes del género negro en El artista exhibe «From time to time one talks una novela que reflexiona sobre la escritura. to the moon» en la galería Tomás March. «EL CASO DE LOS HOMBRES DECAPITADOS (VI)» POR VICENTE MUÑOZ PUELLES 12 CORRESPONDÈNCIA 19601983  3 Mercè Rodoreda i Joan Sales La complicitat entre l’escriptora i l’editor de «La plaça del diamant», en un volum que és també un recorregut per la història de l’edició. P or los años treinta, un jo- Charles L. Granata, técnico de sonido de Frank Sinatra, desvela los vencito delgado, hijo de in- migrantes italianos, se pre- secretos de las grabaciones de La Voz en «El sonido de Sinatra», un sentaba a concursos radio- libro editado por Alba que recorre la carrera musical del artista desde fónicos con la aspiración de convertirse en vocalista de las bandas sus inicios en los años 30 en la Big Band de Harry Arden hasta 1991, que por aquellos tiempos centraban su cuando grabó sus últimos CD. El volumen incluye un epílogo de Nancy repertorio tanto en las baladas románti- cas como en el swing. El sueño se realizó Sinatra, partituras y un material gráfico excepcional. Por Eva Soler en  cuando Sinatra entró a trabajar Sinatra para la Big Band de Harry Arden; fueron años duros. El vocalista era un músico más; también en la banda de Harry Ja- mes, el habitual trompetista de Benny Sólo música Goodman, de la que pasó a formar parte y que terminaría disolviéndose meses después. No obstante, la fama de Sinatra se iba acrecentando. Su talento para la auto- promoción daba sus frutos: críticos y pú- blico centraban su atención en ese joven de ojos azules que, todavía de manera tí- mida, mostraba aptitudes para el canto sin Monografía tener, desde luego, la potencia vocal de Con gran agudeza para otros conocidos del público como Bing conducir su carrera, CHARLES L. GRANATA Crosby. Por muchas que fueran las com- en 1942 Sinatra decidió El sonido de Sinatra. Sesiones de paraciones, Sinatra supo crearse un per- convertirse en solista. grabación con La Voz (1939-1994) sonaje propio. LEVANTE-EMV  Traducción de Ramón Vilalta En los años , tras ser contratado por ALBA EDITORIAL, BARCELONA, 2009 Tommy Dorsey, la trayectoria de Frank fue imparable. Fueron los verdaderos años de aprendizaje, de ejercicio sobre su capa- cidad pulmonar, de experimentación so- bre el registro. En esa década, su primer éx- En los años 40, tras ser contratado por ito fue I’ll Never Smile Again, agridulce ba- Tommy Dorsey, la trayectoria de lada que logró enamorar a las miles de Sinatra fue imparable. Fueron los mujeres que, desde entonces, quedaron verdaderos años de aprendizaje hipnotizadas por sus ojos azules y su voz aterciopelada. Con gran agudeza para Bogart, Lauren Bacall, Judy Garland, Da- conducir su carrera, en  decidió con- vid Niven, Katherine Hepburn y Spencer vertirse en solista: de ahí a la eternidad. Tracy; mientras, daba cobijo a una Mari- A partir del contrato firmado con Co- lyn desgraciada, al borde del suicidio, que lumbia Records, Sinatra alcanzó éxitos de terminó dependiendo emocionalmente popularidad inusitados. La íntima y deli- de él. cada Close to you, la versionadísima Los años sesenta son problemáticos; no You’ll Never Know o la dramática I’m sólo porque los gustos cambian y el pop ar- a fool to want you —magistral- rasa con todo, sino porque los problemas mente cantada también por Billie personales son demasiados como para Holiday— forman parte de los centrarse en su carrera: los encuentros con cinco álbumes y numerosos sin- la justicia forman una imagen de Sinatra gles que, con los arreglos de Alex oscura y corrupta. Con la Reprise graba Stordahl, vieron la luz hasta . discos heterogéneos: swing, balada, clá- sicos del jazz como Duke Ellington o Co- El éxito en la gran pantalla unt Basie y llega, como no, a sus últimos Después de varios años de escánda- éxitos: Strangers in the Night y My Way; los y descenso en su popularidad — lo que hoy son auténticos hits del ka- divorcios, escarceos, nuevos matri- raoke fueron en su día las canciones monios, fracasos cinematográficos— románticas por antonomasia; los , en  volvió al cine con la mítica De temas se hacen independientes, aquí a la eternidad de Fred Zinnemann toman forma, se convierten en por la que consiguió un Óscar al mejor himnos y pueden ser adapta- actor de reparto. La fama es caprichosa: dos tanto por los Sex Pistols vienen más ofertas, más películas y un como por Robbie Williams. contrato musical con la Capitol Records. Todo un peligro. Los años cincuenta fueron vocalmente El estilo de Sinatra no pue- los mejores años de Sinatra; los álbumes de ser comparado ni con el de In The Wee Small Hours (), Songs For Dean Martin ni con el de Bing Swingin’ Lovers () o Close to you Crosby ni con el de Nat King () con los arreglos de cuerda de Nel- Cole, crooners por excelencia; son Riddle, ya son míticos; lo mismo que supo sintetizar el jazz y el swing Where are you? () con arreglos de con la balada romántica para crear Gordon Jenkins y que incluye la melan- un estilo a su manera, supo narrar las cólica I Think of You —se dice que dedi- canciones, interpretarlas como si habla- cada a Ava Gardner tras su ruptura. Ya en- ra al oído. Aprovechó sus recursos de ac- tonces era juez y parte del Rat Pack, el pe- tor en el escenario para dotar de sensua- tit comité de estrellas hollywoodienses de vida absolutamente disoluta: Humphrey PASA A LA PÁGINA 2  VIERNES, 8 DE MAYO DE 2009 | Levante EL MERCANTIL VALENCIANO 2 POSDATALA CARRERA MUSICAL DE FRANK SINATRA «OL’BLUE EYES» Una gran estrella de Hollywood  Lo mejor de las estrellas es que no se en- cuentra una única razón de peso para su éxi- to. Delgado, bajito, tan solo atractivo, mal bailarín, buen actor a veces, canalla, mafio- so, «bon vivant». Las malas lenguas hablan de tres palabras en su vida: whisky, cocaína y mujeres; para sus admiradores fue, sin em- bargo, La Voz y el sueño americano. Lo cierto es que no atrapó al animal más bello del mundo, pero no por ello dejó de convertirse en un modelo de masculinidad: sofisticado y libertino; quizás no tan taciturno como Bo- gart, ni tan distinguido como Cary Grant, ni tan tosco como Marlon Brando pero con unos ojos azules que hablaban tras la pantalla: desgarrados en «El hombre del brazo de oro», pícaros en «Alta Sociedad», entusias- mados en «Levando anclas», leales en «De aquí a la eternidad», bravos en «Cuatro gángsters de Chicago»; lo peor de los mitos de Hollywood es que han dejado de existir. ¿Quién fabrica ahora nuestros sueños? E. S. Frank Sinatra y Montgomery Clift, en una escena de «De aquí a la eternidad» (1954). LEPA/AFP/COLUMBIA PICTURES mismo tiempo que las técnicas de graba- VIENE DE LA PÁGINA 1 bación. No interesa el showman que lle- ción, que el vinilo, que el micrófono, que nó salas de conciertos con ese aspecto de los formatos de radio y televisión: lo im- lidad a sus movimientos: agarraba el mi- La trayectoria de Sinatra evolucionó gentleman de medio pelo que adquirió portante fue conocer los cambios y adap- crófono como a una mujer, a veces con al tiempo que las técnicas de tras los sesenta, ni el personaje de oscura tarse a ellos con facilidad. Granata, técni- crueldad, otras veces con ternura. grabación, que el vinilo, el micrófono y historia, amante de las juergas y los ne- co de sonido de La Voz, desvela algunos Los años setenta y ochenta fueron años los formatos de radio y televisión gocios sucios, sino el profesional que se de los secretos de las grabaciones de sus de conciertos: de Las Vegas a Barcelona; fue forjando a sí mismo, que aprovechó singles y sus LPs, formato que Sinatra supo de duetos: Liza Minelli, Dean Martin, Los sesenta y ochenta fueron años de los avances en las técnicas de grabación, incorporar inmediatamente a su carrera. Sammy Davis, Luciano Pavarotti o Bono conciertos: de Las Vegas a Barcelona; que intentó perfeccionar su técnica vocal Son los años de Columbia y Capitol — de U; desde luego, los éxitos comercia- de duetos: Liza Minelli, Dean Martin, haciendo uso de las enseñanzas del bel aunque también de la Reprise—, los años les estaban cantados, pero crearon una Sammy Davis, Pavarotti o Bono de U2 canto y de su propia intuición. Para los dorados en que Sinatra concilió el traba- imagen muy distinta de aquel hombre es- que hoy denostan la música de estudio jo de instrumentistas y cantante mimán- belto de mirada pícara. Muchos antes, ya contra, su ascenso al Olimpo de las estre- frente a la autenticidad del directo, cabria dolo hasta el detalle. El libro incluye, ade- habíamos volado con él a la luna; en llas o su existencia en el Hollywood de los recordar que las técnicas de grabación más de un epílogo de Nancy Sinatra, un otras palabras, lo habíamos amado. Es años dorados; ninguna, sin embargo, ha constituyeron, desde sus inicios, un reto material gráfico excepcional: el rostro de aquel el que ya se había quedado bajo nu- centrado su atención en la voz del artista para muchos profesionales que intenta- los testigos que trabajaron con él, parti- estra piel. y en sus extraordinarias dotes para el tra- ron hallar con limitados recursos la ma- turas y fotos de las grabaciones; pero tam- bajo en equipo. Charles L. Granata en El nera de reproducir el sonido sin echar a bién varios apéndices: guía de grabacio- La evolución musical de Sinatra sonido de Sinatra realiza un elogioso re- perder la factura original del producto ar- nes, los álbumes, las canciones y la co- Muchas biografías han tratado de desve- corrido lleno de interés por la evolución tístico. La trayectoria de Sinatra, como la lección básica de Sinatra. En fin, impres- lar la historia oscura de Sinatra; otras, por musical de Sinatra en los estudios de gra- de otros muchos cantantes, evolucionó al cindible para los aficionados. con Zoe, con su ma- Crónica del horror Novela RICARDO MENÉNDEZ SALMÓN El corrector dre— o, peor toda- vía, en las acciones: no sabemos muy bien el porqué de  SEIX BARRAL, BARCELONA, 2009 Ricardo Menéndez Salmón ha escrito una ciertas llamadas o el porqué de ciertas historia de ficción sobre los atentados terroristas ★★★ confesiones. El autor se olvida de profun- del 11 de marzo de 2004 en Madrid. dizar en las relacio- nes de los persona- jes, se olvida del pro- Ya había pasado en Estados Unidos, don- Destaca la riqueza y la exquisitez del metido paralelismo P0R J. MARTÍNEZ RUBIO de la espectacularidad del  de septiembre lenguaje: en esta obra de tonos con el mundo de —espectacularidad por dos motivos: por lo cambiantes hay pasajes melancólicos y Dostoievski, engarza historias mínimas que Podríamos empezar una lista interminable increíble de los aviones atravesando las otros más jugosos e irónicos quedan en el aire. Aunque lo que más acu- de obras y de autores de los últimos veinte torres y por la retransmisión ininterrumpi- sa la novela es que en ciertos momentos pa- años que, sólo en España, se han decidido por da y en directo de la catástrofe, a todo el Lo que más acusa la narración es que rezca dirigida a demostrar lo que los perió- la historia como materia para su literatura. El mundo— había generado películas, docu- parece querer demostrar la autoría de dicos, los científicos y las sesiones de juicio siglo XX ha dado para mucho y, dentro de él, mentales, etc., y literatura. Pero puede que la masacre y las mentiras del poder. han venido demostrando hasta hoy: la autoría la guerra civil y la dictadura franquista aca- en este país cueste más, y con razón: des- Aquí pierde la literatura de la masacre y las mentiras del poder. Aquí paran los escenarios de la narrativa —más o graciadamente no somos capaces de hablar pierde la literatura. Es difícil —y peligroso— menos— histórica. También de lejos, la tran- de ciertos acontecimientos sin que fluya por la carne se había hecho lamento». Desde que combinar la emoción con la justicia sin que sición, con sus conquistas y sobresaltos —en debajo el peso de la acusación y de la culpa, las televisiones comienzan a vomitar datos suene a «letanía de alma bella o viejo rencor estos días es inevitable nombrar Anatomía de no somos capaces de sentir unidos el dolor y discursos, el personaje y narrador de la no- de clase». un instante de Javier Cercas—, ha sido un de la infamia, sin recelar o sospechar todos vela está terminando la corrección de Los de- De los aspectos más interesantes de la no- campo de juego fértil para los escritores. de todos; en otras palabras, no podemos ha- monios, de Dostoievski. Desde esa habita- vela destacan los momentos íntimos con las Lo que no esperábamos o no creíamos era blar del  de marzo sin remitir a las men- ción, a través de la pantalla y sobre todo a tra- palabras. Hay todo un ejemplario en la novela: que este principio de siglo XXI fuera ya ma- tiras y a las versiones ocultas del gobierno de vés del teléfono, Vladimir comenzará a asu- palabras vacías, palabras que no aciertan a de- teria novelable. En efecto, lo es, y Ricardo Me- entonces. En España no podemos hablar de mir la magnitud de la tragedia y repasará, cir, palabras premonitorias, palabras tram- néndez Salmón tiene razón al convertir historia sin ofender a buena parte de los es- desde la conmoción, fragmentos de su vida posas…, el protagonista es un corrector, un aquel  de marzo de  en un jueves ne- pañoles. Por eso puede que en este país cu- y de sus emociones, para terminar con un manipulador de palabras y de discursos. Sin gro para la historia de España, y tiene razón este más. Y con razón. canto —literariamente peligroso— a la vida embargo, la realidad resulta tan atroz ese  al recrear, en su novela El corrector, las esce- En efecto, El corrector pretende ser una y al amor. de marzo que ni siquiera las palabras pueden nas de José María Aznar, de Ángel Acebes, del crónica del horror de ese día, con su carga de Sería injusto no destacar la riqueza y la ex- albergar un refugio desde donde suavizar la Rey y también las de los trenes destrozados, homenaje a las víctimas y con su ajuste de cu- quisitez del lenguaje de Menéndez Salmón; tragedia. Quizás un abrazo final, sincero. como escenas que quedarán testimoniando entas al reparto político: «entonces estába- en esta novela de tonos cambiantes, hay pa- Ricardo Menéndez Salmón ha sido ha- una época: «Todo tiempo posee sus signos, mos demasiado confusos para reflexionar: sajes de gran belleza melancólica y hay otros lagado por la crítica especializada y de- sus emblemas, sus cábalas. El nuestro ha hec- sólo pesaban los muertos. (…) El mundo se más jugosos y más irónicos. Sin embargo, se clarado como uno de los valores firmes de ho del miedo su estandarte, su venero de do- había detenido en la chatarra de cuatro tre- pierde la naturalidad que se exige, en cierta la narrativa española actual. El corrector es lor, su firmamento». nes. Cielo, mar y tierra confluían allí donde manera, en los diálogos —con Uribesalgo, un intento plausible. Levante EL MERCANTIL VALENCIANO | VIERNES, 8 DE MAYO DE 2009 LIBROSPOSDATA 3 CLAVE La valoración de los críticos ★★★★★ EXCELENTE ★★★★ BUENO ★★★ ACEPTABLE ★★ REGULAR ★ MALO sistent, s’encabota perquè accepte «quar- to» i «acera», i arriben a discrepar si les campanetes d’una porta, en obrir-se, fan «dring-dring» o «dring-drang». Tot un caràcter, Mercè Rodoreda. In- tractable quan es crispava, esquiva i vul- nerable, però que treia les ungles a la més mínima contrarietat: «No oblideu que la no- vel·la és meva», etziba enfurismada. Però Joan Sales sabia estirar la corda i cedir en el moment oportú: «com no inclinar-se davant tanta tossuderia». Un episodi ben revelador és quan David Rosenthal —«de la mena de jueus poetes que van pel món vestits de nàufrags», segons Sales— tradueix a l’anglés, junt al Tirant lo Blanc, La plaça del Diamant. Davant els desacords i les invectives rodo- redianes, l’editor apunta —astorat— que l’ú- nic que pot fer «com a cristià catòlic que sóc, per bé que indigne, és resar parenostres per ell», fins que aconsegueix que la novel·lis- ta abaixe les armes i l’indulte. Joan Sales, polemista Ara bé, cal acceptar que Joan Sales, quan solta la mà, té bona pegada. En aquestes Cartes completes, un dels que ix més mal- parat és Pedrolo, atonyinat amb justícia. Mercè Rodoreda, instal·lada ja com a gran figura a Romanyà de la Selva, amb l’editor Joan Sales. FOTO CEDIDA PER «EL PERIÓDICO DE CATALUNYA» També reben una bona repassada Destino —«Cretino»— i Serra d’Or, que «no el lle- geix absolutament ningú, fora d’en Triadú Un duet amb Rodoreda tingué la sort de trobar un editor d’un entusiasme incombustible i d’una astúcia excepcional per a sortejar les dificultats de l’època franquista i la seua dona», i d’aquest crític agraeix el seu voluntarisme però destaca, insidiós, que no s’entén res del que escriu, incapaç de fer que ningú compre un llibre. Terenci Moix és un escriptor «sadoleninista», i del maneres món editorial escarneix divertit «el pirata» Sales, quan solta la mà, té bona pegada. José Manuel Lara, tracta amb displicència En aquestes «Cartes completes», un Castellet i del seu exsoci Xavier Benguerel dels que ix més malparat és Pedrolo, demostra que li’n tenia reservada una va- atonyinat amb justícia riada bateria de colps. El fragment en què descriu com la viuda de Cruzet feia mar- de Big Band mostren, entre una successió d’èxits litera- ris, la diplomàcia i el tacte amb què tractà Sales a Rodoreda, una febricitat viscuda per dos esperits còmplices, «encara que de vegades semblem gat i gos». De fet, quasi es pot dir que el cànon li- ques a la botella de whisky després d’una visita, té el do del gran narrador. Amb Joan Fuster es nota l’impacte que representà la irrupció de l’escriptor valencià —de qui sempre subratlla la intel·ligència—, però s’emprenya per l’aigualit entusiasme de terari de Joan Sales comença i acaba amb Fuster en una crítica a La plaça del Dia- Una història de l’edició abans i després del La plaça del Diamant, amb alguna con- cessió temporal a Dostoievski, però poca mant,elogis que, incomprensiblement, re- servarà per a Pedrolo. Quan Fuster puja el franquisme, picabaralles i projectes, xafarderies i cosa més. En El carrer de les Camèlies o Mi- rall trencat modera l’eufòria, i un dels mi- to en alguna de les seues cartes —la deci- sió d’entrar en Destino—, Sales no es que- agudes observacions: una complicitat extrema llors moments d’aquestes cartes és quan l’e- ditor ha de comunicar-li que Quanta, da enrere en la brega, polemista sobrat de recursos. entre Mercè Rodoreda i Joan Sales a través de la quanta guerra…, —«novel·la poemàtica»— Si de cas, un personatge en penombra , no li acabava d’agradar: tot un mesurat ex- però amb una presència decisiva en aques- correspondència que ha recuperat l’estudiosa ercici per a no ferir l’escriptora, d’irritabi- ta correspondència és Armand Obiols, litat fàcil. En altres moments la relació amant de Mercè Rodoreda. Aquest «fisca- Montserrat Casals. trontolla, simplement perquè sorgeix la litzador» necessari per a la literatura cata- competència entre escriptors: Joan Sales no lana de qui parlava Carner, ja li havia co- les lletres intercanviades entre Joseph Roth se sent prou valorat per ella amb Incerta glò- mentat a Rodoreda que Incerta Glòria «és Epistolari i Stefan Zweig. La ironia i el joc permanent ria —un dels millors drames morals de la incomparablement superior a tot el que han amb el llenguatge no eren abandonats per literatura catalana—, i la tensió es fa evident publicat Pedrolos, Espinassos, Capmanys, MERCÈ RODOREDA / JOAN SALES Carner ni en la seua correspondència, i per fins que Sales plega veles, dissimula el seu Sarsanedas», a més d’esborrar la descon- Car
Related Search
Emv
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x