Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 43
 
  hiperintención: la voluntad excesiva. La vida, nuestra vida, discurre, usualmente, entre la realización de los actos cotidianos: tenemos sed y bebemos, nos relacionamos con personas, vemos la televisión, leemos, salimos a divertirnos, trabajamos, etc. Estas acciones son realizadas automáticamente; fluyen. No necesitamos de la voluntad ni de particular intención para realizarlas. En ciertos momentos esta perspectiva cambia. Cuando nos enfrentamos a una tarea difícil, ante un reto o proyecto perso
Related documents
Share
Transcript
  hiperintención: la voluntad excesiva. La vida, nuestra vida, discurre, usualmente, entre la realización de los actos cotidianos:tenemos sed y bebemos, nos relacionamos con personas, vemos la televisión, leemos, salimosa divertirnos, trabajamos, etc. Estas acciones son realizadas automáticamente; fluyen. Nonecesitamos de la voluntad ni de particular intención para realizarlas.En ciertos momentos esta perspectiva cambia. Cuando nos enfrentamos a una tarea difícil,ante un reto o proyecto personal, ante un hecho que podría dejar en entredicho nuestra valía personal (y estas situaciones son las más peligrosas pues muchas veces, por no quedar malante los ojos de los demás o ante los nuestros, llegamos a hacer cosas que van en nuestro perjuicio y que se nos atragantan) y en general ante algo que representa una dificultad,cambiamos. Se ponen en marcha los mecanismos de la voluntad. Ya no nos dejamos llevar sino que con una intención definida de lo que deseamos (o al menos de lo que no queremos)canalizamos nuestras energías hacia la consecución del ese fin.Este suele ser nuestro mecanismo más usual de conseguir las cosas que queremos y siendoadecuados los objetivos que nos proponemos a nosotros mismos y a las circunstancias quenos ha tocado vivir, suele dar sus resultados. Sin embargo, demasiadas veces, incardinado enesta dinámica de la voluntad, cometemos un error. Un error que posiblemente acabe conaquello que pretendemos y que nos sumerja en una tensión y descontento continuo; lahiperintenciónLa hiperintención (esta es un palabra más. Podríamos, de igual manera, hablar de exceso devoluntad, terquedad, etc.) es el hecho de centrarnos tanto en el objetivo que perseguimos, queesa misma sobreatención, excesivo control o intención acaba por destrozar el desempeño dela tarea en la que nos embarcamos.Pongamos algunos ejemplos. La alumna X había suspendido la asignatura de conocimientodel medio, lo cual, casi le acarrea un trastorno emocional. Se ha propuesto firmemente queeso no volverá a pasar. A partir de ahora tendrá mucho cuidado al estudiar. Cada página párrafo del libro que lee va seguida de una reflexión sobre lo retenido y sobre el estado de sumemoria, duda y vuelve atrás muchas veces para asegurar lo aprendido, el miedo al suspensola acongoja y no se deja descansar por miedo a que se le escape lo aprendido . Resultado, enunas semanas esta empezando a tener malas notas en casi todas las asignaturas con laconsecuente frustración que la acompaña.El hombre Y tiene dudas de su potencia sexual, es algo tímido y se enfrenta al hecho,vivido con angustia, de iniciar relaciones sexuales. En su cabeza no cabe otra idea ni en sucorazón otro deseo de que cuando se produzca el coito, su desempeño sexual sea óptimo. Así,con esta intención agudizada, autovigilándose continuamente y angustiado por la posibilidadde que las cosas no discurran como ha deseado, en el primer encuentro ni siquiera llega atener la menor erección, y si, por supuesto, un sentimiento de impotencia y vergüenza.En ambos casos la intención exacerbada de hacer algo, expoleada por el miedo ha arruinadoaquello que se iba a hacer Las soluciones psicológicas a este problema son numerosas, y si bien este no es el momento  de exponerlas, si haremos mención a una de ellas, no sin antes advertir que no es la solución para todos los casos y que la aplicación de cualquier técnica debe estar sujeta a un análisisgenerar de de la persona y de su problemática: La intención paradójica.La intención paradójica es buscar lo contrario a aquello que se desea. la estudiante tendríaque intentar aprender menos y aceptar el suspenso, y el hombre no tener una erección o nofinalizar con el coito. Curiosamente, en bastantes casos, esta forma de proceder acaba con lahiperintención y permite que en la persona vuelvan a fluir con naturalidad las acciones,solucionándose el problema.
Similar documents
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x