Borges, Aznar y El Tanka

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 8
 
  Análisis de tankas de Jorge Luis Borges, musicalizados por Pedro Aznar.
Related documents
Share
Transcript
  Borges, Aznar y el Tanka Julio Quimbayo, para  Literofilia   El tanka , al menos en occidente, es uno de esos géneros poéticos de culto por omisión. Mucho protagonismo le ha robado ya uno de sus descendientes, el haiku , y probablemente esa relación continúe así durante un tiempo más. Esto especialmente entre los poetas contemporáneos occidentales, ocupados entre el versolibrismo y las temáticas urbanas-sociales. En cierta medida, volver a las formas líricas de antaño es un acto de rebeldía, más aún si se trata de una poesía nacida en el medioevo de una cultura diametralmente opuesta a la tradición literaria centroeuropea que hemos heredado, como lo es la japonesa. Por lo tanto, el tanka y el haiku  son dos injertos orientales en una perspectiva de mundo poco interesada en detenerse a apreciar un paisaje, el murmullo de los árboles, los pasos de la multitud, el silencio reinante luego del vuelo de una mosca, o la paz que nace luego del nado de una rana en un lago cualquiera. Jorge Luis Borges probablemente lo entendió cuando se empezó a interesar en estos dos estilos poéticos del Japón, y ese converger de influencias ha inspirado lo que actualmente es el tanka  y haiku moderno en todo el mundo (aunque, a fin de cuentas, sigan siendo estilos apócrifos incluso para muchos escritores). https://www.youtube.com/watch?v=M7zPxihVh6w En la canción contemporánea sucede un proceso análogo. ¿Cuál es la extensión de sus letras? El análisis resulta invariable si son canciones de cantautores o del mercado pop musical. Al occidental le gusta lo extenso (no interesa si son versos de poco o gran ingenio  poético, para todo hay gustos). Además, la canción es generalmente monotemática: el letrista selecciona un tema y lo desarrolla conforme a las necesidades expresivas del músico, y viceversa . De nuevo, este gusto ha sido desarrollado a través de los siglos en   paralelo con el desarrollo poético occidental  –   no se debe olvidar la influencia directa de los trovadores medievales en la evolución de la lírica europea, por mencionar un ejemplo no tan temprano. Siendo este el caso, ¿habrá encontrado Pedro Aznar en el tanka , específicamente en los textos experimentales de Borges, algo tipo de doble reto? Musicalizar poemas previamente escritos es un ejercicio común en la composición de canciones (de hecho, todas las canciones de este disco, Caja de Música , son poemas de Borges con música de Aznar). No obstante, tratar de transmitir con música occidentalizada un micro-universo sensorial oriental, y unir cada uno de los poemas aparentemente inconexos para convertirlos en una unidad orgánica son las dificultades que desprende el  jugar con el tanka , un material poético denso y sintético a la vez. A mi parecer, un experimento muy bien consumado sobre otro experimento. Primero, analicemos la métrica del segundo t anka  de Borges, simplemente para ilustrar el manejo de las licencias poéticas (en este caso, la sinalefa y la Ley de acento final). Aplicar el mismo análisis a todos los versos de su colección darán siempre como resultado la métrica clásica del t anka  japonés: 5-7-5-7-7 sílabas.  La  –   voz  –   del  –   a  –   ve (5)  que  –   la  –   pe  –   num  –   bra + es  –   con  –  de (7)  ha + en  –   mu  –   de  –   ci  –   do. (5)   An  –   das  –   por  –   tu  –   jar  –   dín. (6 + 1 = 7)  Al  –   go,  –   lo  –   sé,  –   te  –   fal  –   ta. (7) Para enmarcar la irregularidad del poema (pues toda la estructura básica del tanka es impar), Aznar utiliza dos compases por cada verso. Aquí el juego de  pares  –   impares    empieza a tener una importancia medular. Pedro acomoda las sílabas de tal forma que la aparente asimetría métrica termina siendo equilibrada por un agrupamiento binario. Esto sin alterar la musicalidad inscrita en los versos, determinada por las sílabas fuertes de cada frase (sílabas coincidentes con los pulsos fuertes de cada compás). La siguiente imagen trata de ilustrar lo anterior, con los primeros tres versos del tanka  analizado. Sin hacer un análisis musical exhaustivo de la obra, quisiera mencionar varios elementos donde, de nuevo, la relación de  pares  –   impares  sigue latente en esta canción. 1.   La armonía utilizada por Aznar durante los primeros tres versos resulta etérea. Ante el carácter monótono del piano, se genera un colchón sonoro (aparentemente en Re mayor) para que la voz de Pedro navegue libremente. No obstante, Aznar canta sobre la escala de La Mayor, el V grado de Re Mayor, lo cual genera un juego de tensión  –   distensión sobre un mismo pasaje. Además, el arpegio del teclado ejecuta 7 notas (que en realidad son tres, re  –   la  –    re’) . Una encriptada simplicidad que rinde homenaje al haiku , poema de tres versos, 5  –   7  –   5 sílabas, misma estructura de esta  primera sección del tanka . 2.   El contraste musical, aparentemente estático al inicio y luego dramáticamente concluido al final de cada t anka , resalta la naturaleza binaria del poema. De nuevo, las armonías de la última sección navegan sobre acordes relativos a Re Mayor, pero no concluye con una cadencia convencional, sino que termina sobre un acorde de III  grado con disonancias (así Aznar genera un ambiente sonoro ambiguo). Esto puede interpretarse como una metáfora musical, los tankas  y haikus  siempre concluyen con un signo de pregunta implícito que se transforma en el mono no aware , ese primitivo asombro al enfrentarnos con una pregunta existencial luego de leer el poema. Esta metáfora es más intensa aún en el último t anka  de la colección (el poema más devastador entre estos textos de Borges, por mucho). En el plano global, los Tankas  de Aznar logran capturar esa  Meta-Temática  de la contemplación y la nostalgia.  Valdría la pena realizar un análisis más exhaustivo de este cover   de Aznar y, por qué no, de todo el resto de canciones incluidas en este disco, C aja de Música . Decía al principio que el t anka  es un género de culto por omisión, a pesar que en Japón sea la forma poética por excelencia (el himno nacional japonés es un t anka , por mencionar un dato). Sería una pena que este disco sufriera una suerte similar. Suzhou (Jiangsu), China 13/03/2017
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks