aire Cuadernos del Influencia del entorno en el asma infantil La información es fundamental para el asmático

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 9
 
  Mayo Ca, una mirada rigurosa y positiva a la salud infantil Fundació Roger Fundacio Roger Torne La información es fundamental para el asmático Tabaco ambiental y salud respiratoria
Related documents
Share
Transcript
Mayo Ca, una mirada rigurosa y positiva a la salud infantil Fundació Roger Fundacio Roger Torne La información es fundamental para el asmático Tabaco ambiental y salud respiratoria infantil Entrevistamos a los representantes de la Associació Asmatològica Catalana, que trabaja por mejorar la calidad de vida de los afectados Los estudios demuestran la vinculación entre el tabaco y el asma en la infancia, incluso antes de nacer Cuadernos del aire Influencia del entorno en el asma infantil El ambiente en el que crecemos modula la expresión de nuestros genes. Y el asma, la enfermedad crónica más frecuente en la infancia, es un claro ejemplo, de ahí la importancia de tomar conciencia de la influencia de nuestras conductas en la salud de los niños Nuria Enríquez (Escola Massana) Ca 2 Mayo Ca, una mirada rigurosa y positiva a la salud infantil Fundació Roger Torné Cuadernos del aire Editorial p. 4/6 Asma infantil y medio ambiente: es hora de actuar Un cambio de hábitos, en la esfera individual y en la social, supondría una disminución de la incidencia del asma en la infancia. Pero, para ello, es preciso ofrecer primero información seria y rigurosa a las familias. Artículo p. 7/10 Hay diferentes tipos de asma? Las sibilancias son uno de los síntomas respiratorios más característicos del asma, pero el momento en el que aparecen o la posible presencia de atopía determina que se sufra un tipo u otro de enfermedad. Marta Jarque (Escola Massana) Artículos Podemos hablar de asma en los primeros años de vida? p. 11/13 Mitos y leyendas en el cuidado del niño con asma p. 14/16 Eivana Fernández (Escola Massana) Un tercio de los niños presenta algún episodio de sibilancias en los primeros cinco años de vida. Sin embargo, no todos seguirán teniéndolas posteriormente. La presencia de atopía es el principal factor que ayuda a determinar el riesgo que tiene el niño de sufrir asma en el futuro. Pese a ser la enfermedad crónica más frecuente en la infancia, los padres siguen teniendo muchas dudas cuando a sus hijos les diagnostican asma. La pediatra Isabel Moneo responde a las principales preguntas que las familias se formulan en ese momento. Entrevista p. 17/19 Para el asmático, la información es fundamental La Associació Asmatològica Catalana lleva veinte años trabajando para mejorar la calidad de vida de los afectados de asma. Su presidenta, Núria Sansano, y el doctor que impulsó su constitución, César Picado, destacan el hecho de que el asmático puede controlar la enfermedad siempre que esté bien informado. Reportaje p. 20/22 Respiro en Xarxa: un aprendizaje saludable en plena naturaleza La estrecha relación entre la prevalencia del asma y el entorno en el que viven los niños impulsó a la Fundació Roger Torné a poner en marcha en 2009 este programa. 3 Ca Entrevista p. 23/24 Reportaje p. 25/27 Reportaje p. 28/29 Artículo p. 30/33 Artículos El aire puro y la naturaleza son la mejor medicina para nuestros hijos Tener un niño con asma o algún problema respiratorio puede llegar a complicar la cotidianidad de las familias. Sin embargo, la información y la responsabilidad ayudan a normalizar la situación. Así lo aseguran las madres de tres niños que sufren estos problemas de salud y que participan en Respiro en Xarxa, a las que hemos entrevistado. Inspira para Padres y Madres Tabaco ambiental y salud respiratoria infantil Asma y actividad física p. 34/36 El ejercicio físico es beneficioso para el niño asmático y, de hecho, su capacidad para tolerar la práctica de deporte es uno de los mejores indicadores de que la enfermedad está bajo control. El asma en los centros de enseñanza La alta prevalencia del asma entre niños y adolescentes obliga a que colegios e institutos estén preparados para dar respuesta a los síntomas y las posibles crisis. La aplicación de la Fundació Roger Torné se renueva y moderniza su imagen para adaptarse a las nuevas tendencias. No obstante, mantiene contenidos y calidad con el objetivo de ser un referente en la protección de la salud infantil frente al medio ambiente entre las apps de salud. La exposición al humo del tabaco incrementa en hasta un 85% el riesgo de desarrollar asma en la infancia y empeora los síntomas de aquellos niños que ya sufren la enfermedad. La doctora Esther Martín detalla las consecuencias del tabaquismo en la salud respiratoria infantil y da pautas para evitarlas. La marcha atópica y el asma p. 37/39 Miquel Francisco (Escola Massana) Elena Perco (Escola Massana) Las enfermedades atópicas son un conjunto de trastornos alérgicos a determinados alimentos y en algunas ocasiones son terreno abonado para nuevas sensibilizaciones. La rinitis alérgica, que puede considerarse un factor de riesgo para desarrollar asma con posterioridad, es una de ellas. Contraportada Recopilación de las publicaciones de la Fundació Roger Torné, algunas de las cuales están destinadas expresamente al público infantil, y de su aplicación Inspira para Padres y Madres. Editada por: Fundació Roger Torné Dirección: Rambla de Catalunya 60 Pral 2ª Barcelona. Tel: Impresión: Workcenter Diseño: Quim Estadella Redacción: Soledad Román, Isabel Sánchez Traducción al catalán: Marc Farràs Ilustraciones: Escola Massana, Mabel Piérola Colaboradores: Herminia Villena, José Antonio Castillo, Isabel Moneo, Marta Rosés, Manuel Praena, Aina Gatnau, Esther Martín, Maite Asensi, Carmen Rosa Rodríguez Ca 4 Editorial Soledad Román Directora General de la Fundació Roger Torné Asma infantil y medio ambiente: es hora de actuar En nuestra V Jornada sobre Salud Infantil y Medio Ambiente, los ponentes recordaron evidencias científicas que permiten afirmar, sin lugar a dudas, que el medio ambiente modula la expresión de los genes. Y el asma, la enfermedad crónica más frecuente en la infancia, es un claro ejemplo de ello. En la mencionada Jornada quedó patente que la velocidad con que ha aumentado la prevalencia y gravedad del asma en la población infantil en los últimos 25 años, solo es explicable por la decisiva influencia del medio ambiente. Una prueba más de su interacción con el entorno es que en España y lo mismo sucede a nivel europeo hay unas diferencias de prevalencia del asma entre zonas próximas (en la meseta es menos frecuente que en la costa) que la genética, por sí sola, no puede explicar. Sin embargo, sí puede hacerlo la epigenética, que es la disciplina médica que estudia el impacto del medio ambiente en el comportamiento de los genes. Factores ambientales como la exposición al humo del tabaco o la contaminación procedente del tráfico están siendo relacionados con un cambio en el comportamiento de los genes sin que se produzca una modificación en el ADN. Por todo ello hemos pensado que abordar el asma infantil desde la perspectiva del entorno podía ser de interés no solo para las familias de niños y niñas asmáticos, sino también para todas aquellas con niños que padecen de forma recurrente síntomas respiratorios. El cuarto número de la revista Cuadernos del Aire lo conforman algunos de los artículos del monográfico sobre el asma de nuestra revista Inspira y otros nuevos, elaborados por expertos y colaboradores habituales, que permiten visualizar el alcance y la gravedad de esta patología que sigue siendo invisible a nivel social. Estamos convencidos, tal y como sugieren los resultados de diferentes estudios en el ámbito internacional, de que un cambio de hábitos, tanto en la esfera individual como en la social, supondría una disminución de la incidencia del asma en la infancia. Pero también coincidimos con la presidenta de la Associació Asmatològica Catalana: es preciso ofrecer información seria y rigurosa a las familias para que puedan conocer hasta qué punto lo que hacen o dejan de hacer tiene impacto en la salud de sus hijos. Nuestra revista no tiene ánimo de lucro y sí mucho deseo de ofrecer una mirada responsable a la salud infantil Así que esperamos haber logrado que esta visión de 360º sobre el asma interese y les informe. Esos han sido nuestros objetivos. Gracias a todos los que han participado y hecho posible este cuarto número, que ha contado con la excelente colaboración del Grupo de Vías Respiratorias de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, para quien el asma es una prioridad que aborda de forma práctica y rigurosa en su web Respirar, con la que hemos colaborado. Y a todos nuestros lectores les animo a difundir nuestra revista: no tiene ánimo de lucro y sí mucho deseo de ofrecer una mirada responsable a la salud infantil. 5 Ca Asma y salud infantil: un recorrido en cifras Uno de cada diez niños en España tiene asma 80% de los asmáticos en edad escolar son atópicos % de hospitalizaciones provocadas por asma coinciden con la vuelta al colegio, cuando circulan más virus por el inicio del frío y algunos niños acusan el estrés escolar 1 de cada 3 niños y niñas presenta, al menos, un episodio de sibilancias en los primeros 5 años de vida Las tasas de hospitalización por infección por virus sincitial respiratorio (VSR) pueden disminuir de un 4,2% a un 0,6-1,1% en niños menores de 2 años con el lavado de manos Tabaco: un grave contaminante para la salud respiratoria infantil Uno de cada cuatro adolescentes entre 12 y 14 años fuma regularmente 22 % de los hogares españoles tiene humo ambiental de tabaco 42 % de los niños asmáticos crecen en entornos donde hay humo de tabaco -10 % +70 % de hospitalizaciones de niños y niñas por asma gracias a las leyes antitabaco de infecciones respiratorias en niños expuestos al humo ambiental del tabaco Ca 6 Editorial Asma y salud infantil: un recorrido en cifras Uno de cada diez niños en España tiene asma La contaminacion afecta gravemente a la salud respiratoria infantil Para una población de 1 millón de habitantes, si se redujera la exposición media de NO 2 y partículas en suspensión un 60%, se evitarían: muertes hospitalizaciones bronquitis crisis de asma y se reduciría un 40% el riesgo de presentar síntomas respiratorios por vivir cerca de calles con mucho tráfico Cerca del 40% de los niños de Barcelona van a la escuela en coche La contaminación que reciben los niños proviene de: 9% Otros lugares 13% Viajes a la escuela +30 % de riesgo de que los niños tengan dañados sus pulmones 46% Aire en el hogar 32% Escuela Artículo 7 Ca Hay diferentes tipos de asma? Herminia Villena Pediatra y miembro del equipo del consultorio Para Padres y Madres de la Fundació Roger Torné Actualmente hay muchos niños menores de tres años que son diagnosticados de asma. Pero, tienen todos la misma enfermedad o la misma manera de enfermar? Y, es para toda la vida? La palabra asma viene del griego y significa resuello, jadeo. Por extensión, se aplica a unos síntomas respiratorios que son los roncus y las sibilancias, y que en lenguaje común llamamos pitos. Se acompañan de tos y dificultad respiratoria de intensidad variable según la gravedad. Cuando un niño menor de tres años ha tenido tos y sibilancias en tres o más ocasiones, decimos que tiene asma. Y, sea cual sea la causa que haya producido estos síntomas, cuando hablamos de asma nos estamos refiriendo a un concepto clínico, a un conjunto de síntomas, y no a una enfermedad en sí misma. Además, si el asma ha aparecido en los primeros meses de vida, habitualmente lo denominamos asma del lactante. También hay que aclarar que el asma no es un resfriado mal curado y que un niño no se vuelve asmático porque tenga muchas bronquitis de pequeño. La mayoría de niños menores de tres años con sibilancias, de hecho, no serán asmáticos en el futuro. El asma es una enfermedad heterogénea que se expresa de diferentes maneras. A estas maneras de expresarse las llamamos fenotipos asmáticos. Las preguntas que hace el pediatra para indagar sobre los antecedentes personales y familiares, y los síntomas que presenta el niño, así como su exploración, determinan una orientación clínica bastante segura antes de hacer cualquier estudio complementario. Se han propuesto tres fenotipos de niños con sibilancias. Estos tres tipos no son excluyentes y habitualmente se pueden solapar entre sí: 1. Niños con sibilancias precoces transitorias. Representan el 60% de niños con los citados pitos antes de los tres años. Son niños que presentan sibilancias muy pronto, incluso antes de ir a la guardería, y muchas veces sin tener resfriado. No tienen antecedentes familiares de asma o alergia, ni dermatitis atópica (piel seca, picor y eccema). En su mayoría, son hijos de madres fumadoras durante el embarazo, aunque hay otros factores de riesgo asociados como el sexo masculino, la prematuridad, la convivencia con hermanos mayores y la asistencia a guardería. En realidad, estos niños ya tienen una función Ca 8 Se está estudiando la influencia de la dieta mediterránea en el desarrollo del asma, la rinitis alérgica y la dermatitis atópica, pero todavía no hay resultados concluyentes pulmonar alterada antes de presentar el primer episodio de sibilancias, aunque éstas desaparecen habitualmente a los tres años o antes y las pruebas funcionales en la adolescencia son normales. Sin embargo, el pronóstico de estos niños a largo plazo no parece tan bueno, puesto que tienen más tendencia a hacerse fumadores y más riesgo de presentar enfermedad pulmonar crónica por tabaquismo que los hijos de madres no fumadoras. Su situación y pronóstico empeoran si los padres continúan fumando. 2. Niños con sibilancias persistentes no atópicas. Representan el 20% de los niños menores de tres años con sibilancias. Estos niños sufren bronquitis con sibilancias habitualmente desencadenadas por infecciones víricas. La primera suele ser una bronquiolitis por virus respiratorio sincitial o algún otro como el rinovirus. Después, a cada resfriado que presentan, pueden tener una bronquitis; no es una regla constante, pero es muy frecuente. Habitualmente, presentan las sibilancias durante los primeros dos o tres años de vida, pero algunos siguen teniéndolas después de esta edad. La mayoría de niños se curan en la adolescencia. Antes se decía que tenían asma intrínseca. 3. Niños con sibilancias persistentes atópicas. Estos niños presentan las sibilancias por una alteración de la respuesta inmune frente a determinados alérgenos, es decir, por una sensibilización atópica. Son los que tienen asma alérgica y representan el 20% restante. Suelen estar sensibilizados precozmente a alérgenos alimentarios como las proteínas de la leche de vaca, el huevo o los frutos secos, y a los neumoalérgenos, es decir, alérgenos inhalados. A los seis-diez años tienen una función pulmonar disminuida en la espirometría y niveles altos de la inmunoglobulina IgE. Puede ser un factor de riesgo para desarrollar la enfermedad de forma más grave y persistente en la adolescencia, así como de adulto. El pronóstico es mejor en los niños con asma alérgica que manifiestan las sibilancias después de los tres años y durante la etapa escolar. Estos tres tipos de manifestaciones se pueden combinar, como decía antes: un niño puede tener dermatitis atópica y, a la vez, una madre fumadora o sufrir bronquiolitis en los primeros meses de vida y, así, con varias circunstancias y combinaciones posibles. Todo esto dificulta la distinción del tipo de asma que sufre el niño y, por lo tanto, la adopción de medidas, tanto desde el punto de vista del diagnóstico como del tratamiento. Todavía resulta más difícil para el pediatra avanzar un pronóstico de la enfermedad. Por el momento, no se dispone de marcadores genéticos, pero sí que existe consenso para determinar la probabilidad o riesgo de sufrir asma en un futuro. Así, la más alta está relacionada con la existencia de asma en uno de los padres y con que el niño sufra dermatitis atópica. También hay que sospechar un asma alérgica en el niño con episodios repetidos de sibilancias sin resfriado cuya madre no es fumadora. En estos casos, el pediatra puede pedir una analítica de sangre para confirmar si hay aumento de IgE, eosinofilia o sensibilización a neumoalérgenos o alérgenos alimentarios. En Atención Primaria se dispone de estas técnicas, que nos sirven a los pediatras para orientar el diagnóstico, aunque no para confirmarlo. Por ello, lo que hacemos habitualmente es derivar al niño al especialista hospitalario para que complete el estudio diagnóstico. Hay que tener en cuenta que la negatividad de las pruebas no descarta la presencia de asma alérgica, sobre todo si hay antecedentes de asma en los padres y el niño tiene dermatitis atópica. En esos casos, habrá que hacer un seguimiento del niño, puesto que es probable que en un futuro entre los seis y los diez años las pruebas den positivo, y, si está indicado, existe tratamiento hiposensibilizante que la puede curar. Con un diagnóstico y un tratamiento precoz, muchos niños asmáticos serán asintomáticos en la edad adulta. Por el contrario, la aparición precoz y la mayor frecuencia y gravedad de las crisis están relacionadas con la persistencia del asma en el adulto. Artículo 9 Ca Y mientras tanto? Podemos prevenir la aparición del asma evitando factores predisponentes o desencadenantes. Los principales son: El consumo de tabaco durante el embarazo. Fumar en el entorno del niño, aunque no se fume delante de él. La polución atmosférica. La obesidad y el sedentarismo. La bronquiolitis. No hay evidencia de que predisponga al asma alérgica si no hay una predisposición genética, pero sí que aumenta la sensibilización. También está comprobado que, en los niños alérgicos, las bronquitis de origen vírico son más intensas y de más duración que en los niños no atópicos. Esta hiperactividad bronquial persiste incluso después de haber tratado el asma y aunque el niño esté asintomático. Es de sentido común que un niño de cuatro meses que tiene que ir a la guardería en noviembre, que ha manifestado dermatitis atópica los primeros meses y que tiene antecedentes familiares de asma, tenga probabilidades de sufrir bronquitis con sibilancias desde muy temprano, por lo que sería razonable tratar de atrasar unos meses la guardería. Los antibióticos. Pueden avanzar la sensibilización y no son útiles en las crisis de asma. Los niños con bronquitis repetidas suelen estar hipertratados con antibióticos. El estrés materno y en el ambiente familiar. Respecto al resto de factores, no hay evidencia de que evitarlos disminuya la posibilidad de sufrir asma en el futuro. Por ejemplo, en los niños con dermatitis atópica no alimentados con leche materna, leche hidrolizada o parcialmente hidrolizada, útil en las alergias a las proteínas de leche de vaca, puede disminuir los brotes de eccema en los primeros meses pero no influye en la evolución posterior de la alergia ni del asma. Por lo tanto, a no ser que el niño tenga una alergia demostrada a las proteínas de la leche de vaca, no hay que retirar determinados alimentos al niño o a la madre, ya sea durante el embarazo o la lactancia, ni evitar los posibles alérgenos. Incluso se ha demostrado un cierto efecto protector en caso de tener mascotas en casa antes de nacer el niño. Por el contrario, sí que hay una mejora si se evitan durante el tratamiento, una vez desencadenado el asma y demostrada la sensibilización al alérgeno. Fundació Roger Torné Se habla mucho del beneficio que supone añadir a la leche prebióticos y probióticos, y parece ser que sí mejoran la dermatitis atópica. Actualmente se está estudiando la influencia de la dieta mediterránea en la protección frente al asma, rinitis alérgica y dermatitis atópica, pero todavía no hay resultados concluyentes. No obstante, sí que se cree que se debe a la presencia de alimentos con alto contenido en antioxid
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks