31. Lucha Sindical y Antidemocracia Feminista

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 23
 
  .
Related documents
Share
Transcript
  273 Patricia Mercado desde el movimiento  274 desde el movimiento  275 Patricia Mercado Lucha sindical y antidemocracia feminista Testimonio de Patricia Mercado E n el sindicato “19 de septiembre” hay dos grupos feministas, conposiciones totalmente diferentes, asesorando a las costureras.Uno es el Colectivo Revolución Integral ( CRI ) y otro, al que perte-nezco, es Mujeres en Acción Sindical ( MAS ). Después de los sismos, dife-rentes grupos feministas y otras organizaciones políticas nos acercamosa apoyar a las costureras y cuando el sindicato se funda, en octubre de1985, el CRI  y nosotras, que en ese tiempo nos llamábamos la “BrigadaFeminista”, ya estábamos enfrentadas con dos posiciones políticas total-mente contrarias. Desde un principio, el papel de la asesoría ha sido unpunto de diferencia muy candente, tanto durante el proceso de organiza-ción de las costureras después del sismo como en la propia formacióndel sindicato. Esta discusión ha sido muy intensa, y aunque también elFrente Auténtico del Trabajo ( FAT ) y el Movimiento Revolucionario delPueblo (que se integró al PRD ) han intervenido en ella, realmente se hadado fundamentalmente entre los dos grupos feministas. El CRI  y el MAS hemos tenido discusiones muy duras sobre nuestro papel como asesorasfeministas. Uno de los primeros enfrentamientos que tuvimos fue cuan-do llegamos al campamento de las costureras y la dirigente del CRI  sepresentó como costurera, cosa que era mentira y que obviamente hacíapara tratar de ser la secretaria general del sindicato. Cualquiera de noso-tras, presentándonos como costureras, podía ser dirigente, porque evi-dentemente el tipo de formación y experiencia política que teníamos eramayor que la de las trabajadoras, que apenas empezaban a tener unavida organizativa, sindical, etcétera. Esa fue una discusión muy difícil ylogramos evitar que una asesora se presentara como costurera y que, envez de eso, se asumiera como asesora, igual que nosotras. También se diouna discusión sobre si las asesoras entrábamos o no a formar parte delComité Ejecutivo Nacional, cosa que nosotras tampoco aceptamos. Hubodespués un debate sobre si el Comité Ejecutivo Nacional le podía darrepresentación legal y representación política a la asesoría y logramos  276 desde el movimiento que las asesoras (incluidas nosotras, por supuesto) nunca tuvieran larepresentatividad del sindicato hacia afuera. Las del CRI  querían unpoder general por parte de la secretaria general, que era Evangelina Co-rona; iban a tener más poder que Evangelina misma, porque Evangelinaiba a tener que discutir con el Comité Ejecutivo y ellas no tenían quediscutir con nadie. Nosotras planteamos que las asesoras no debían te-ner ni puestos ni papeles de representación, solamente ocuparse de laasesoría. Y aunque en ese momento las del MAS  éramos minoría, comoteníamos argumentos contundentes en el sentido de no aceptar la susti-tución de las verdaderas trabajadoras, logramos frenar esta cuestión. Engeneral, siempre el papel de los asesores en los sindicatos ha sido motivode discusiones complicadas, y en el “19 de septiembre”, a pesar de todolo lindo del crecimiento, de la organización, de la fuerza de las costure-ras, la historia de la asesoría fue desde un principio como una lacra. Apesar de que hasta la fecha reconocemos la necesidad de la presencia dela asesoría para organizar, para enseñar, tenemos muy claro que lascompañeras del CRI , en lugar de cumplir con ese papel asesor para que lagente creciera e hiciera las cosas tomaron el de sustitución.En este último congreso no sólo surge esta discusión sobre el papelde la asesoría, sino que la misma actuación de esta asesoría llegó a sucrisis más aguda. La fábrica más grande que tiene el sindicato, que esRosy Brass, estaba bajo la asesoría del CRI . Estas asesoras firmaron unconvenio laboral que implicó que muchas trabajadoras empezaran aganar el 50% del salario que antes ganaban. Las asesoras argumentaronque había sido necesario hacerlo por la reconversión industrial, por lanecesidad de competir en el mercado y ante la postura del patrón de quesi no bajaba los gastos y aumentaba la productividad, cerraba la fábrica.Ante el argumento de la reconversión, que puede ser cierto, y para que noles cerraran la fábrica, las asesoras firman este convenio, en vez de bus-car alternativas para aumentar la productividad en el trabajo. Pero, apartede lo grave del convenio en sí mismo, lo tremendo es que las asesoras lofirman sin consultar con las trabajadoras. Si lo hubieran discutido con lagente y hubieran tratado de convencerlas de la necesidad de hacer esoporque si no les cerraban la fábrica, tal vez no hubiera surgido este pro- blema. Pero la dinámica del CRI  era tal, que creían que por tener el poderlo que ellas dijeran se hacía, y ni consultaron. Y no se estaban jugandouna discusión sobre algún punto político, se estaban jugando el salariode las costureras y obviamente ante su salario, la gente reacciona. Pasarde estar ganando cien mil a ganar cincuenta mil semanales hace que la
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks