0812 55 Marturet la politica internacional en un mundo postmoderno

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 5
 
 

Slides

  Material de estudio de la Universidad de Buenos Aires-Argentina,Facultad de Ciencias Sociales, para las Carreras de Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas, Trabajo Social, Relaciones del Trabajo, Sociología, Trabajo Social; IFT UTHGRA Buenos Aires-Argentina, para las carreras de Hotelería y Gastronomía, Instituo St´Columbas: Nivel Primario, Secundario; UOCRA; UBACYT Todo este material esta disponible en forma impresa y encuadernada podes segurinos en los diferentes canales virtuelas: https://www.youtube.com/user/apuntesallprint https://www.facebook.com/consultasALLPRINT https://plus.google.com/u/0/109028707038441096495 www.apuntesallprint.com.ar consultas@apuntesallprint.com.ar Cátedra-Materia: MARTURET
Related documents
Share
Transcript
  • 1. 1 LUCIANO TOMASSINI LA POLíTICA INTERNACIONAL EN UN MUNDO POSTMODERNO con la colaboración de Carlos J. Maneta Augusto Varas RIAL Programa de Estudios Conjuntos sobre las Relaciones Internacionales de América Latina GRUPO EDITOR LATINOAMERICANO Colección ESTUDIOS INTERNACIONALES www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r Página 1 de 55
  • 2. 1 ·' CAPITULO V LA EVOLUCION DE LOS ESPACIOS ECONOMICOS REGIONALES EN EL CONTEXTO DE LOS CAMBIOS MUNDIALES www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r Página 2 de 55
  • 3. MT¡ lbilll!K ..LE La evolución de los espacios económicos ... 97 En este trabajo se intentará presentar, en forma sintétice., elementos para el análisis de los actuales procesos de formación de espacios económicos estrecha- mente vinculados, entre los cuales los de mayor magnitud corresponden a los de- nominados "bloques económicos", que tienen como núcleo a la CEE, Japón y los Estados Unidos. No existe propósito de estudio de los procesos de integración y complemen- tación económica intrarregional en curso en América Latina y el Caribe, ni su po- tencial articulación hemisférica por la vía de la "Iniciativa para las Américas". Se desea contribuir a la elaboración de un marco de referencia global, que permita ubicar y examinar a los nuevos desarrollos y situaciones del la región como panes integrantes -con su natural especificidad- de procesos de alcance mundial. No se trata de un ejercicio de reflexión sobre el corto plazo, sino una explo- ración más prolongada en el tiempo. De igual manera, no se pretende presentar un tratamiento exhaustivo del tema, sino un ejercicio que ayude a identificar los fenómenos que deben ser investigados y posibles lfneas estratégicas que pudieran resultar útiles para la acción externa de los paises de la región. El trabajo ha sido organizado en cuatro capitulos. El primero, ubica a los bloqúes económicos en el contexto de los cambios mundiales. El segundo, los re- fiere a la dimensión polltico-estratégica y económica del denominado "Nuevo Or- den" Mundial. En el tercer _capitulo se examinan los factores principales que inci- den en la gestación y evolución de los espacios económicos y, en la última parte, se intenta delinear el curso de las actuales tendencias y la configuración futura de los espacios económicos que ofrece el nuevo mapa-mundial. Los bloques económicos en el contexto de los cambios mundiales l. La formación de grandes espacios económicos La transformación del sistema productivo, los procesos de innovación tec- nológica, de regulación del sistema financiero y globalización, los desequilibrios comerciales y financieros en la década del ochenta y la búsqueda de mejores con- diciones de competitividad1 configuran un marco de referencia donde ubicar las nuevas tendencias que se observan en los últimos años, de formación de grandes espacios económicos cuyos núcleos principales son los Estados Unidos, la CEE y www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r Página 3 de 55
  • 4. 98 Luciano Tomassini Japón. Cada uno d~ ellos, en 1987, representaba, respectivamente, el 26%, 25% y 14% ~el Pffi mundial y en 1989, el 21%, 20% y 9% respectivamente, del comercio mundial. . ~tos "bloques eco~ó~icos•, como comúnmente se les denomina, sin mayor preciSión en cuanto al significado, del término, están compuestos por distintos grupos de países (ver Cuadro N° 8) -generalmente integrando una región o con- tando con proximidad geográfica y haciendo uso de una vasta variedad de formas y grados de asociación- vinculados en demanda de un propósito común: aumentar su crecimiento en la etapa de restructuración del sistema capitalista que sigue al agotamiento del modelo fordista2 vigente hasta después de la JI Guerra Mundial. En ese contexto, juega un papel muy importante el fortalecimiento de su capaci- dad de generar o, al menos desviar, comercio. El proceso de restructuración productiva condujo a una modificación del perfil.del comercio internacional, cambiando la composición de los productos que constituían el segmento de rápido crecimiento (ingresan en ese grupo los sectores el~trónico y automotriz), el estable (química, textiles, mecánica y material eléc- tnco) y el de los rubros en retroceso (industria de alimentos, siderúrgica y metales no ferrosos).3 . Se modifica así el papel y la importancia de los países en el comercio mun- dial, generándose un proceso de restructuración de su perfil productivo que busca cr~r.nuevas ventajas comparativas y consolidar las que ya poseen. Allf ganaron posiciOnes aquellos -como es el caso del Japón entre los países desarrollados y de los PARI (Países Asiáticos ~e Recie~te Industrialización) en el marco de los paí- ses en ~~rrollo- que supieron articular adecuadamente capacidad de gestión, P!oductiVIdad y ~rrecta elección y desarrollo de los sectores que constituirán sus ejes de penetración y de competencia en el mercado internacional. .Asimismo, el ~Ita grado de inestabilidad que generaron los desequilibrios fi_ nanciCros y c~merciales -donde le cupo un papel clave a la persistencia de los e_no~mes déficits fiscal y comercial de los Estados Unidos, a la disminución y va- nacmnes de la capacidad de esa potencia de actuar como motor del crecimiento mundial y a las presiones que ejercería sobre suscontrapartes desarrolladas para compensar sus propias deficiencias4- conduce a los restantes centros a localizar en mayor grado en el ámbito interno y en el espacio regional asociado sus bases de crec~miento.5 Eje~plos de ello es el impulso otorgado a la integraciÓn europea a partir del Acta Umca de 1986 y la modificación de la estrategia nipona, al pasar el centro de gravedad de las exportaciones a la expansión y mejor aprovechamiento La evolución de los espacios económicos ... 99 del mercado interno y al dedicar un mayor esfuerw al desarrollo de un espacio progresivamente articulado en el plano industrial, financiero y monetario en el Sudeste Asiático.6 Se asiste así, a partir de los últimos años de la década pasada, a la rápida configuración de grandes espacios económicos que ofrecen mayor estabilidad ~e­ lativa, donde se establece, en base a las diferencias existentes entre los actores m- ternos de la zona, reglas de juego estables para la acumulación, una división del trabajo que favorece el rápido aumento de los intercambios7 y la incorporación de innovación tecnológica junto a -según Jos casos- un tratamiento arancelario y ac- ceso preferencial a esos mercados. 2. Los bloques económicos l.obstáculos al libre comercio, modificación de escala o algo más? Esos fenómenos han sido observados con general preocupación, tanto por Jos gobiernos como por las empresas. Se ha generalizado una interpretación que percibe a la formación de bloques económicos regionales como un muy importan- te obstáculo al libre comercio mundial y existen, ciertamente, fundamentos para abonar esa posición.s Otros enfoques9 señalan que estas agrupaciones contribu- yen a dar forma, sobre bases regionales, al movimiento hacia la globalización, que tanto los grandes bancos y firmas instrumentan en los distintos mercados en los cqales operan, y que no necesariamente deben conducir a un fraccionamiento de la economía mundial. Se trataría de un cambio de escala, de un multilateralismo entre nuevas uni- dades, los bloques, dando Jugar a la configuración de mercados con dimensiones aptas para el desempeño eficiente de las grandes empresa transnacionales (alrede- dor de trescientos millones de personas). Entre otros elementos, la elevada tasa de innovación tecnológica, el acortamiento del ciclo del producto, el alto costo del capital y la insuficiencia en la disponibilidad de fondos (si bien estos últimos factores varfan según los casos; por ejemplo, ambos son más baratos y accesibles en Japón que en Jos Estados Unidos), presentan obstáculos cada vez mayores pa- ra sostener en condiciones compctitiVIIS la producción basándnsc solamente en el mercado nacional. Asimismo, un predominio general de las estrategias de promoción de expor- taciones como vía para el crecimiento y las transformaciones estructurales en cur- so conducirían, tanto a las empresas como a los Estados,10 a negociar los accesos www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r Página 4 de 55
  • 5. M*tt,,..-,u, 0 mrzTren rn N? Wlr · tnr:zrn lOO Luciano Tomassini a mercados, capital y tecnologfa. El ob'etivo es . . vis-á-vis otros Estados y empresas exte~nas al bi~~~Izar el poder de negociación nes en~i;~~::~o~;¡¿:~~~~:~:~~:~:rcra ~~eme~s de ambas percepcio- nalización se presentan' como un ons¡ e~e. s fenómenos de regio- productivo, de inversiones y de int~r:S!~:~~t~:~os ~~~ucturales del patrón te conduce a bloques en su estricto s . o, SI Ien no necesanamen- alianzas y vínculos mucho más tlexibl~nti~~ luede tratarse de form.aciones o grado variable, en las corrientes de comercr~~.. apón-PARI-ASEAN)- mcide, en No obstante, los procesos de formación d bl . mucho más qer: la creación o dcrivació e ?~ues t:_C?nó~Icos representan zas político-sociales además de lo ntde comerciO,.mov¡IJzan Importantes fuer- , s ac ores económicos que r . .mente en el proceso Gradualme par ICipan directa- vinculaciones, inter~cciones r~~sv~~r~ene~ando u~a nueva trama de complejas cultural, político y cientifico-iecnológico. e mtersocJales y estatales en el plano Modifican no sólo rasgos económicos 'fi . . . la distribución del PIB y de las venta·as e espe~¡ ICOS (eJ:· h~terogeneJdades en nes y roles industriales y tecnoló icds· foompa.rativas, l~hz~ción de las inversio- empresas) Tambié . 'd g '. rmación, consolidación o eliminación de y conduc~ con r~;:oe:~~e:~~~~to de.las ~ercepciones, i;"lágenes, actitudes ejemplo, conducen, si se desea tener éxi: miem. ros del espa~IO económico. Por de sobe~anfa, el valor del territorio, la id::ti~~~~~~:~~:car los conceptos oportumdades, alianzas y conflictos. La observación d 1 y oponentes, de el seno de Ja CEE ¡ . e os procesos en marcha en del Pacifico y en ·~=~n:e~~~~;:~~~~~~~~~Z~~~ ~~~d~~~:s~ática de la Cu~nca testimonios de ello. - x1co provee sólidos 3. Amdérica Latina ante los bloques económicos: lun cambio de enfioque y e estrategia? )arme~~:.:;~~~:~tt~~~~:~:s::~~~:a ~e ~ países en d~arrollo y particu- corporación al bloque económi~o en gesta ~~ca ~na yel Canbe; la potencial in- dense o la bús ueda de otras al . ~~ n .en erredor del nucleo estadouni- nacionales y d~ conJ·unto d ternatJvas, Imph~ adoptar decisiones estratégicas . ' e enorme trascendencia para el futuro de la re ión La magnitud del desafio, su incidencia en las posibilidades y estilo de desarr~llo ~el f r stW7 P ttn rrr 'i· sm M?' ·ws ·antm ww La evolución de los espacios económicos... 101 amplio espectro de actores intervinientes e intereses en juego, vuelve a ubicar co- mo a uno de los elementos centro de la reflexión la necesidad de alcanzar decisio- nes que tengan en cuenta y provean espacio de participación a los diversos actores no estatales. Eso no responde a un acto de buena voluntad de parte del Estado, sino a una necesidad. Por una parte, la construcción de una inserción externa decidida endógenamente, sea en un bloque o en el ámbito mundial, requiere contar cada vez en mayor grado con la participación cooperativa del estamento empresario, del científico-tecnológico, educativo y laboral. En particqlar, las firmas constitu- yen un actor privilegiado, dotado de fines, medios y mayor autonomía. Los Esta- dos y las empresas poseen intereses que en muchas ocasiones no coinciden. Como fuera ya señalado,ll las lógicas vinculadas a esos intereses se encuentran, en tér- minos de cooperación o de conflicto, en el campo de los intercambios mundiales, principal vector, junto a las interacciones estratégicas de seguridad, de interde- pendencia entre los distintos países. Por la otra, también los Estados lfderes de los espacios económicos en for- mación han comprendido que responde a su propio interés articular posiciones con sus firmas y desarrollar polfticas que tiendan al fortalecimiento y al aumento de la capacidad competitiva de las mismas en el ámbito mundial. Si bien, natural- mente, eso conduce a generar ganadores y perdedores (ej.: empresas y sectores, como comienza a observarse en el terreno europeo),12 y se realiza de distinta ma- nera (ej.: diferencias en los mecanismos, grados y estilos de concertación en Ja- pón, la CEE y los Estados Unidos), se apunta al mismo objetivo. Lo expuesto conduce a señalar la conveniencia de que el marco conceptual y operativo en el cual se elaboran las decisiones por parte de un gran número de países de América Latina y el Caribe sobre esta materia, introduzca nuevos ele- mentos y una mayor sofisticación y complejidad en el análisis, junto a distintas es- trategias para orientar su acción. Otros elementos, de en6rme gravitación, fortalecen la necesidad de formu- lar escenarios estratégicos para América LatinaB que vinculen el corto y el largo plazo y permitan un seguimiento minucioso de los procesos de globalización y de formación d6 bloques económicos. Como acertadamente se señalara,14 las ten- dencias a la regionalización no han dado solución a las tensiones originadas en la concurrencia mundial ni a las contradicciones Norte-Sur. Que adquieran un signo positivo o negativo ¡¡1 respecto, depende fundamentalmente de cómo se estructu- ren internamente sus espacios y de la forma y contenido de su articulación al con- www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r Página 5 de 55
  • 6. 102 Luciano Tomassini junto de la economía mundial. Cabe aqu( considerar, por ejemplo, la incidencia y orientación de las interacciones entre la "Iniciativa para las Américas" y la forma en que se está llevando a cabo la nueva etapa de integración regional que adquie- re impulso a fines de la década del ochenta. Asimismo, los procesos de formación de bloques constituyen uno de los ins- trumentos principales utilizados por los Estados Unidos, la CEE y Japón, destina- dos a determinar la hegemonía económica-estratégica sobre el conjunto mundial. Surge así la necesidad de examinar críticamente la evolución de las interac- ciones políticas y económicas en el seno de la "troika" Estados Unidos-CEE-Ja- pón, las de cada uno de esos polos con sus respectivas zonas de influencia y los ejercicios de penetración que ellos realizan en las áreas donde predominan sus contrapartes.15 Al respecto, debe recordarse que nos estamos refiriendo a un pro- ducto complejo, compuesto de acciones -que presentan abundantes interfases- por parte de gobiernos (actividad política, cientffico-tecnológica y económica pa- ra contribuir a determinar ideologías, espacios, innovación yreglas de juego); em- presas (incorporación y generación de tecnología, sistema productivo y comercia- lización) y entes financieros (inversión, intermediación y flujos de recursos). L.1 inserción de los pafses de Amtrica L.1tina y el Caribe en el plano mun- dial y en el de los bloques económicos, puede ser formulada y puesta en práctica con distintos dosajes de participación endógena y exógena. Admitida una gran cuota de determinismo estructural externo, en virtud de la configuración que ad- quiere el sistema global, la continuidad de la crisis en la región y su creciente mar- ginalidad con respecto a los flujos financieros, comerciales y tecnológicos mundia- les, la importante pérdida registrada en su capacidad de incidir en la orientación de las decisiones principales del sistema y el alto grado de dependencia económica de los Estados Unidos, aún resta una porción sustantiva de decisión en manos propias. Al respecto, se ha reconocido ampliamente en la región la necesidad de in- troducir -y se han puesto en práctica- polfticas de ajuste, restructuración y apertu- ra como vía para obtener mejores condiciones de competitividad internacional. Junto a ellas, se procura que la transformación de los diversos esquemas y proce- sos de integración en curso contribuyan a mejorar la capacidad de negociación ex- terna y a generar mayor dinamismo económico. A ese nivel de generalización, la estrategia parece correcta. No obstante, su grado concreto de adecuación depende de los contenidos que se le asignen; ad- (") o 3 m.., La evolución de los espacios económicos... 103 quiere una incidencia fundamental el modelo que realmente se materialice. En nuestra apreciación, la aplicación ortodoxa de una particular versión en boga del noeoliberalismo, con su énfasis en la estabilidad y en la capacidad de respuesta y orientación objetiva, eficiente y neutra por parte del mercado, no conduce al ob- jetivo buscado. Se requiere combinar la acción del mercado con la intervención activa -si bien, en gran medida, distinta a la que se realizaba anteriormente- del Estado y de múltiples actores no estatales; concertación de esfuerzos, nuevas alianzas y la in- troducción de estrategias y políticas sumamente innovadoras, heterodoxas, en el plano interno, regional y globaJ.16 La observación de las aún limitadas experien- cias latinoamericanas que pueden considerarse exitosas en su comportamiento macroeconómico (no se juzga -desde esa óptica- un elemento fundamental: el de la equidad) y una lectura adecuada del desarrollo de los países del Sudeste Asiáti- co,l7 proveen sustento a este enfoque. Por último, la generación de mejores condiciones de crecimiento, competiti- vidad y negociación externa también requieren expandir sustantivamente el foco de nuestro interés y conocimiento. Una economía planetaria exige una perspecti- va y acción de dimensión equivalente, aun cuando se parta de recursos muy limi· tados. La ausencia de esa perspectiva y de la voluntad de actuar en terrenos nue- vos y geográficamente distantes en gran número de países latinoamericanos y en segmentos considerables del estamento empresarial; la recurrencia a lo conocido y a lo aparentemente seguro (mercados, socios y estrategias que, en muchos casos, ya han dejado de serlo), constituye un delicado Talón de Aquiles de la región. En el último capHulo de este trabajo se intentará identificar cuáles son las probables nuevas áreas de rápido crecimiento que pueden SPrgir al iniciarse el próximo milenio. Esos desarrollos -tal, el caso de ciertas subregiones en Asia- modificarán, si se concretan, la composición del escenario de bloques económicos según se lo percibe en la actualidad e incidirán en la orientación de los flujos fi- nancieros y de comercio globales. Bajo una perspectiva heterodoxa, bien podrían sumarse a "nichos" o a intersticios en la estructura de los bloques, ofreciendo otros elementos para la elaboración de una estrategia multidimensional de la re- gión. Ese tipo de seguimiento, que permita actuar como "alerta temprana•l8 y evaluar los potenciales obstáculos y oportunidades para la acción de América La- tina, deberfa ser incorporado a la brevedad al conjunto de instrumentos de previ- sión con que puede contar América Latina. www.apuntesallprint.com.ar c o n s t i t u c i o n @ a p u n t e s a l l p r i n t . c o m . a r Página 6 de 55
  • 7. 104 Luciilno Tomassini El "nuevo orden mundial. La dimensión económica 1 El "f'1uevo 'J.rden" Mundial: Imágenes y .realidades Existe actualmente un importante debate sobre cuáles van a ser los rasgos que caractericen al denominado "Nuevo Orden Mundial" en gestación y sobre su probable evolución futura. Dado que los factores pol!ticos y los estratégicos de se- guridad forman parte del conjunto de elementos que inciden en la formación de bloques económicos y que la consideración del sistema global incluye a ambos ti- pos de elementos, conviene
  • Related Search
    We Need Your Support
    Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

    Thanks to everyone for your continued support.

    No, Thanks