MUSEO
 
TRADICIONAL,
 
MUSEOLOGÍA
 
CRÍTICA,
 
PROSPECCIONES.
 
Mario
 
Andrés
 
Castro
 
Rojas
 
D.I.
 
El
 
concepto
 
de
 
museo,
 
de
 
acuerdo
 
con
 
Francisco
 
Javier
 
Zubiaur
1
,
 
se
 
empieza
 
a
 
formar
 
desde
 
la
 
necesidad
 
de
 
contemplación
 
de
 
algunos
 
objetos
 
considerados
 
como
 
valiosos
 
por
 
algunos,
 
y
 
desde
 
la
 
preocupación
 
por
 
su
 
preservación
 
en
 
el
 
tiempo.
 
Este
 
deseo
 
es
 
movido
 
por
 
aspiraciones
 
diversas,
 
tales
 
como
 
la
 
ostentación
 
de
 
poder
 
desarrollado
 
por
 
una
 
persona
 
o
 
un
 
grupo
 
de
 
personas
 
dentro
 
de
 
una
 
comunidad
 
(la
 
exposición
 
en
 
galerías
 
de
 
objetos
 
abotinados
 
en
 
guerra,
 
con
 
ánimo
 
de
 
mostrar
 
potestad
 
económica
 
y
 
militar,
 
o
 
gabinetes
 
de
 
curiosidades
 
que
 
resaltan
 
la
 
autoridad
 
intelectual
 
de
 
una
 
familia),
 
un
 
tratamiento
 
espiritual
 
y
 
desenvolvimiento
 
astral
 
de
 
la
 
riqueza
 
material
 
(creación
 
de
 
sepulcros
 
sacros
 
con
 
objetos
 
significativos
 
durante
 
la
 
vida
 
del
 
exánime
 
que
 
lo
 
acompañaran
 
en
 
el
 
cosmos),
 
y
 
la
 
conservación
 
y
 
difusión
 
del
 
saber
 
y
 
las
 
diferentes
 
formas
 
de
 
ver
 
el
 
mundo
 
(librerías
 
y
 
pinacotecas).
 
Alrededor
 
de
 
esta
 
vasta
 
diversidad
 
se
 
han
 
generado
 
diferentes
 
procesos
 
de
 
planteamiento
 
y
 
pensamiento
 
de
 
los
 
museos,
 
la
 
cultura
 
y
 
el
 
patrimonio.
 
Dos
 
corrientes
 
generales
 
se
 
distinguen
 
en
 
el
 
tiempo:
 
la
 
museología
 
tradicional
 
y
 
la
 
museología
 
crítica.
 
Como
 
primer
 
concepto
 
de
 
museo
 
tradicional
 
se
 
puede
 
entender
 
todo
 
espacio
 
dedicado
 
exclusivamente
 
a
 
la
 
conservación
 
y
 
difusión
 
del
 
patrimonio
 
cultural
 
de
 
una
 
comunidad
 
(museología
 
empírico
descriptiva).
 
Francisca
 
Hernández
2
 
nos
 
muestra
 
varios
 
elementos
 
y
 
lugares
 
que
 
entran
 
en
 
esta
 
categoría,
 
así,
 
encontramos
 
desde
 
el
 
cabinet
 
francés
 
del
 
siglo
 
XVIII
 
hasta
 
la
 
Isla
 
de
 
los
 
Museos
 
en
 
Berlín,
 
creada
 
en
 
el
 
siglo
 
XIX
 
con
 
la
 
resolución
 
de
 
empezar
 
a
 
forjar
 
una
 
identidad
 
nacional.
 
No
 
es
 
posible
 
definir
 
líneas
 
temporales
 
en
 
las
 
cuales
 
se
 
puedan
 
agrupar
 
los
 
museos
 
tradicionales
 
y
 
los
 
de
 
pensamiento
 
crítico.
 
Así 
 
como
 
en
 
el
 
siglo
 
III
 
a.C.
 
existía
 
la
 
Biblioteca
 
Real
 
de
 
Alejandría,
 
en
 
la
 
que
 
se
 
formulaban
 
exploraciones
 
intelectuales
 
alrededor
 
de
 
un
 
centro
 
de
 
investigación
 
y
 
apreciación
 
de
 
algunos
 
bienes
 
culturales,
 
en
 
nuestro
 
siglo
 
XXI
 
siguen
 
existiendo
 
espacios
 
dedicados
 
al
 
más
 
perfecto
 
conservacionismo
 
y
 
a
 
una
 
segregación
 
económica
 
e
 
intelectual
 
desde
 
el
 
acceso
 
a
 
este
 
tipo
 
de
 
bienes.
 
Sin
 
embargo,
 
tanto
 
en
 
los
 
escritos
 
de
 
Zubiaur
 
como
 
los
 
de
 
Hernández
 
vemos
 
dos
 
puntos
 
en
 
la
 
historia
 
los
 
cuales
 
empiezan
 
a
 
provocar
 
la
 
corriente
 
crítica:
 
el
 
siglo
 
XIX
 
con
 
los
 
primeros
 
planteamientos
 
sobre
 
museología
 
y
 
la
 
consolidación
 
de
 
la
 
museografía,
 
y
 
la
 
revolución
 
de
 
1969
 
en
 
donde
 
se
 
proyecta
 
la
 
museología
 
teórico
sintética.
 
Francisca
 
Hernández
 
cita
 
a
 
dos
 
autores
 
que
 
acuñan
 
por
 
primera
 
vez
 
los
 
términos
 
relacionados
 
con
 
el
 
quehacer
 
en
 
el
 
museo:
 
Caspar
 
Friedrich
 
Neickel
 
quien
 
publica
 
Museografía
 
o
 
instrucciones
 
 para
 
el 
 
correcto
 
entendimiento
 
e
 
interpretación
 
de
 
los
 
museos
 
o
 
gabinetes
 
del 
 
mundo
 
en
 
1727,
 
explicando
 
los
 
métodos
 
expositivos
 
y
 
de
 
documentación
 
necesarios
 
para
 
una
 
correcta
 
gestión
 
educativa
 
por
 
parte
 
de
 
estas
 
instituciones;
 
y
 
Philip
 
Leopold
 
Martín,
 
quien
 
publica
 
Praxis
 
der 
 
Naturgeschichte
 
en
 
1869,
 
hablando
 
1
 
Curso
 
de
 
Museología.
 
Francisco
 
Javier
 
Zubiaur
 
Carreño,
 
2004.
 
2
 
Planteamientos
 
teóricos
 
de
 
la
 
Museología.
 
Francisca
 
Hernández
 
Hernández,
 
2006.
 
 
de
 
museología
 
como
 
una
 
disciplina
 
holística
 
dentro
 
de
 
la
 
cual
 
se
 
incluye
 
la
 
correcta
 
exposición
 
y
 
preservación
 
de
 
los
 
bienes
 
museables,
 
en
 
este
 
caso
 
las
 
colecciones
 
naturales.
 
En
 
el
 
siglo
 
XIX
 
se
 
empieza
 
entonces
 
a
 
plantear
 
cambios
 
en
 
la
 
manera
 
de
 
actuar
 
sobre
 
las
 
exposiciones.
 
Un
 
ejemplo
 
de
 
esto
 
es
 
el
 
trabajo
 
realizado
 
por
 
Wilhelm
 
von
 
Bode
 
en
 
el
 
museo
 
Kaiser
Friedrich
 
en
 
Berlín,
 
el
 
cual
 
contempla
 
un
 
trabajo
 
de
 
interiorismo
 
bajo
 
el
 
cual
 
se
 
propone
 
seducir
 
al
 
visitante.
 
Paul
 
Valery,
 
poeta
 
y
 
literato,
 
habla
 
críticamente
 
en
 
El 
 
 problema
 
de
 
los
 
museos
 
(1923)
 ,
 
sobre
 
la
 
labor
 
que
 
se
 
viene
 
haciendo
 
en
 
estas
 
entidades.
 
Valery
 
habla
 
de
 
los
 
museos
 
como
 
grandes
 
almacenes
 
de
 
obras,
 
señala
 
la
 
falta
 
de
 
coherencia
 
conceptual
 
entre
 
los
 
diferentes
 
bienes
 
culturales
 
mostrados,
 
y
 
reprocha
 
las
 
prohibiciones
 
dictadas
 
al
 
público.
 
Es
 
por
 
esto
 
último
 
que
 
museos
 
como
 
el
 
Ashmolean
 
Museum
 
of 
 
Oxford
 
son
 
tan
 
relevantes
 
en
 
los
 
procesos
 
del
 
pensamiento
 
museológico
 
crítico,
 
este
 
reflexiona
 
sobre
 
el
 
trato
 
y
 
la
 
accesibilidad
 
que
 
se
 
le
 
debe
 
ofrecer
 
al
 
público,
 
facilitando
 
el
 
acercamiento
 
de
 
las
 
clases
 
populares
 
a
 
el
 
entretenimiento
 
cultural.
 
Bajo
 
el
 
marco
 
de
 
la
 
revolución
 
política,
 
cultural
 
y
 
social
 
vivida
 
en
 
1969
 
se
 
generan
 
elementos
 
que
 
afectarán
 
la
 
actividad
 
museológica.
 
Una
 
de
 
las
 
políticas
 
más
 
importantes
 
se
 
refiere
 
a
 
la
 
democratización
 
de
 
la
 
educación
 
y
 
el
 
acceso
 
a
 
la
 
cultura,
 
lo
 
cual
 
ha
 
venido
 
dinamizándose
 
masivamente
 
hasta
 
nuestros
 
tiempos.
 
Los
 
museos
 
por
 
ende
 
comienzan
 
a
 
verse
 
exigidos
 
por
 
parte
 
de
 
un
 
público
 
crítico
 
también,
 
el
 
cual
 
va
 
a
 
ser
 
bombardeado
 
culturalmente
 
en
 
el
 
siglo
 
XX
 
por
 
parte
 
de
 
infinitos
 
medios
 
de
 
comunicación
 
y
 
elecciones
 
de
 
entretenimiento.
 
Es
 
aquí 
 
donde
 
el
 
museo
 
piensa
 
sobre
 
su
 
función
 
social,
 
y
 
se
 
vuelve
 
más
 
exigente
 
también
 
con
 
la
 
actividad
 
científica
 
que
 
lleva
 
a
 
cabo.
 
Joan
 
Santacana
 
y
 
Francisco
 
Hernández
 
escriben
 
en
 
Museología
 
Crítica
:
 
un
 
museo
 
que
 
no
 
investiga
 
es
 
como
 
un
 
árbol 
 
sin
 
raíces,
 
está
 
muerto
 
 
no
 
 florecerá
 
 jamás
3
.
 
El
 
museo
 
se
 
proyecta
 
consecuentemente
 
como
 
un
 
espacio
 
lúdico,
 
que
 
busca
 
generar
 
placer
 
intelectual
 
en
 
el
 
público,
 
y
 
que
 
pretende
 
socializar
 
el
 
conocimiento.
 
Por
 
otro
 
lado,
 
entra
 
a
 
competir
 
con
 
grandes
 
superficies
 
como
 
los
 
centros
 
comerciales,
 
internet,
 
las
 
salas
 
de
 
cine,
 
las
 
universidades
 
y
 
los
 
mismos
 
museos
 
científicos.
 
Está
 
en
 
su
 
responsabilidad
 
generar
 
una
 
auto
museología
 
tradicional,
 
con
 
el
 
fin
 
de
 
generar
 
una
 
estricta
 
conservación
 
del
 
valor
 
del
 
museo.
 
La
 
nueva
 
estructura
 
museológica
 
se
 
basa
 
en
 
el
 
valor
 
del
 
objeto
 
para
 
la
 
sociedad
 
como
 
elemento
 
formador
 
de
 
un
 
espacio,
 
a
 
partir
 
del
 
cual
 
se
 
realiza
 
un
 
plan
 
museológico
 
del
 
que
 
se
 
desprende
 
un
 
discurso
 
y
 
un
 
proyecto
 
museográfico
 
que
 
toma
 
en
 
cuenta
 
las
 
nuevas
 
tendencias
 
expositivas
 
y
 
de
 
interacción
 
con
 
el
 
público.
 
Aun
 
así 
 
es
 
necesario
 
interrogarse
 
si
 
el
 
componente
 
social
 
del
 
museo
 
debe
 
seguir
 
siendo
 
impositivo
 
en
 
su
 
labor
 
divulgativa
 
de
 
la
 
cultura,
 
o
 
si
 
debe
 
realizar
 
evaluaciones
 
propias
 
de
 
una
 
oficina
 
de
 
marketing
 
para
 
descifrar
 
la
 
demanda
 
cultural
 
del
 
momento.
 
El
 
pensamiento
 
museológico
 
puede
 
enfocarse
 
al
 
descubrimiento
 
de
 
vacíos
 
culturales
 
en
 
las
 
sociedades
 
actuales
 
y
 
futuras,
 
con
 
el
 
propósito
 
de
 
generar
 
eficiente
 
y
 
constantemente
 
desarrollo
 
humano:
 
promover
 
la
 
creatividad,
 
generar
 
aplicaciones
 
prácticas
 
para
 
la
 
solución
 
de
 
conflictos
 
en
 
todos
 
los
 
aspectos
 
de
 
la
 
vida,
 
y
 
mover
 
la
 
economía
 
basándose
 
en
 
principios
 
fácilmente
 
identificables
 
en
 
la
 
cultura
 
patrimonializada
 
(auto
educación,
 
respeto,
 
cooperación
 
y
 
 justicia).
 
3
 
Museología
 
Crítica.
 
Joan
 
Santacana
 
y
 
Francisco
 
Hernández,
 
2006.
 
of 2